¿Cómo reducir o eliminar el ejercicio físico?

24.11.2020

¡Buenos días, panal! ¿Qué tal lleváis noviembre? Yo estoy contenta porque el veintiocho cumplo veintidós añitos y lo voy a celebrar en uno de los mejores sitios del mundo. Ya lo veréis por stories en instagram si me seguís. Mi cuenta es @laabejitacuriosa

Sí, habéis leído bien el título. Sé que lo normal es formular la pregunta al contrario "¿Cómo aumentar el ejercicio físico?". Pero aquí vengo yo a tocar las narices y a ver todo desde un punto de vista diferente, principalmente porque casi todo lo que publico es para personas que están en plena recuperación de un trastorno de la conducta alimentaria, ya sea diagnosticado o no. Así que si no estás en recuperación no hace falta que leas esto, pero si sí lo estás, quédate a leerlo, por favor. 

¿QUÉ ES ESTAR EN RECUPERACIÓN? 

Antes de empezar con el post voy a responder a esta pregunta porque creo que hay mucha confusión. Se suele pensar que solo las personas diagnosticadas de un TCA en el cual hay un infrapeso (suele ser anorexia) necesitan una recuperación. Yo no considero que sea así. 

Todas las personas que tengan una mala relación con la comida y con su imagen corporal, necesitan recuperarse. ¿Y cómo saber si te pasa esto? Aquí te dejo una serie de puntos que considero claves, si te sientes identificada (o identificado) con alguno de estos puntos, es probable que necesites recuperarte al igual que una persona con un TCA diagnosticado. 

  • Sientes culpa al comer, sobre todo si es comida considerada "prohibida". 
  • Piensas que necesitas cambiar tu físico para poder quererte y haces todo lo necesario para ello (ejercicio, dieta...). 
  • Tienes pensamientos restrictivos, aunque luego no se lleven a cabo ("mañana no voy a poder comer bizcocho porque ya he comido hoy"). 
  • Piensas constantemente en cierto tipo de alimentos, pero no te das el permiso de comerlos a no ser que "toque" (chat meal o algo por el estilo).

Son unos puntos muy generales, pero creo que pueden servir de cribado. También quiero aclarar que en este post no me voy a centrar en las personas que tienen infrapeso. En otro post que tengo escrito, que os lo dejo por aquí, ya me centré en eso. 

Me centré en argumentos fisiológicos y hormonales de por qué las personas con infrapeso no deberían hacer ejercicio físico. Sigo pensando eso, pero las personas que no tienen un IMC tan bajo (no me gusta este índice y lo sabéis, pero es que no me queda otra para que me entendáis) son olvidadas por completo y eso debe cambiar. 

Así que este post irá dedicado a todas esas personas que deben estar en recuperación y piensan que no se lo merecen. 

Una vez aclarado esto, ya puedo empezar con el post de hoy. ¿Cómo eliminar o reducir el ejercicio físico en la recuperación de un TCA? 

¿PARA QUÉ SE HACE EL EJERCICIO FÍSICO?

Ya os dije en otro post que el ejercicio físico es una práctica muy saludable, pero que puede ser todo lo contrario dependiendo de cómo lo hagamos. 

Bajo mi punto de vista, el ejercicio físico debe hacerse únicamente por salud y no por estética. En el caso de que el físico cambie, debe ser de una manera no intencionada, por un efecto secundario

Y cuando hablo de por salud no me refiero a hacerlo para: quemar calorías, aumentar la masa muscular y verte más grande, poder comerte esa pizza el fin de semana, etc. Esos motivos, para mi, están relacionados con la estética. 

  • Quieres quemar calorías para no subir de peso. 
  • Quieres aumentar la masa muscular y verte más grande porque es un canon de belleza estético, sobre todo en hombres. En el caso de las mujeres aquí entraría el canon fitness de chica con músculo y poca grasa corporal. 
  • Quieres poder comerte esa pizza el fin de semana sin subir de peso, así que haces ejercicio para ello. 

Hay personas que opinan diferente a mi, y soy consciente, pero esas personas no me importan. Yo tengo mi punto de vista gracias a lo que he vivido y también a lo que he estudiado, y no va a cambiar por el momento. En el momento que cambie, por supuesto que lo diré, al igual que he cambiado mi manera de ver otras cosas y lo he dicho, pero de momento pienso así. 

Bueno, a lo que voy, que me lio a hablar. La mayoría de personas que hacen ejercicio físico y tienen un problema con la alimentación y con su imagen corporal, lo hacen por estética. Y si has leído hasta aquí será porque a ti también te pasa algo parecido, ¿verdad? O bueno igual eres mi madre o mi novio y has llegado hasta aquí para apoyarme. 

¿POR QUÉ CONSIDERO NECESARIO ELIMINAR O REDUCIR EL EJERCICIO FÍSICO EN ESTOS CASOS? 

Hacer ejercicio físico por estética no va a solucionar ningún problema y no va a conseguir que os recuperéis de la cultura de la dieta. Lo que yo recomiendo es hacer un parón. Sí, habéis leído bien, os estoy recomendando que no hagáis ejercicio. 

Este parón, como indica el nombre, es transitorio y solo va a durar una temporada. No os estoy diciendo que os quedéis el resto de vuestras vidas sentadas en un sofá viendo el Sálvame. Simplemente os animo a que os desintoxiquéis del ejercicio físico por motivos estéticos. Y eso solo se consigue (o por lo menos eso pienso yo) haciendo una pausa. 

¿PARA QUÉ VA A SERVIR ESTA PAUSA? 

Esta pausa os va a servir para reconectar con vosotras mismas, superar los miedos que tenéis y para aprender a hacer ejercicio desde el autocuidado. 

Os servirá para reconectar con vosotras mismas porque en esta pausa podéis invertir en otra cosa el tiempo que dedicabais a cambiar vuestro cuerpo con el ejercicio. Aquí podéis descubrir qué es lo que os gusta hacer en vuestro tiempo libre, o puede incluso que ya lo sepáis y lo hayáis dejado de lado. 

Dejo por aquí unas cuantas ideas que quizás os puedan ayudar y también os dejo aquí mi link de Peoople porque tengo mis recomendaciones sobre todo esto:

  • Ver series y películas de lo que más te guste. 
  • Escuchar tu música mientras ves inspiración bonita en Pinterest (te dejo aquí mi Pinterest por si te interesa). 
  • Dibujar cuerpos no normativos (tienes muchas ideas en Pinterest también) o cualquier otra cosa que te guste. 
  • Buscar en internet recetas de mascarillas caseras (o comprarte una) para el cabello o la piel y dedicar ese momento para mimarte. 
  • Innovar haciendo repostería casera u otras recetas. Olvidaos de lo healthy, buscad recetas normales. 
  • Bordar camisetas, vaqueros, chaquetas o incluso el propio cañamazo para hacer un cuadro con el bastidor. 
  • Pasar tiempo con amigos, familia y/o tu mascota. 

Estas son unas cuantas ideas, pero en Instagram stories os iré dejando más ideas e incluso ideas que me aportéis vosotras. 

También esta pausa os va a servir para superar los miedos que pasan por vuestra cabeza. Seguro que pensáis que si no hacéis ejercicio físico vais a subir de peso o vuestro cuerpo va a cambiar a una forma que no os gusta, ¿verdad? No hace falta ni que respondáis porque sé la respuesta. 

En esta etapa aprenderéis que sí, puede ser que vuestros miedos se hagan realidad y que vuestro cuerpo ya no os guste, pero, ¡no pasa absolutamente nada! No se va a acabar el mundo por eso porque somos más que un cuerpo. Lo importante es que no solo va a cambiar el cuerpo sino también la mente y la manera que tenemos de ver el ejercicio, y eso es lo verdaderamente importante. 

Esto se relaciona con lo siguiente que os iba a mencionar. Esta pausa os ayudará a aprender a hacer el ejercicio físico desde el autocuidado. No aprenderéis a hacer esto de la noche a la mañana, esto es un proceso que requiere tiempo, ensayo y error. 

Después de la pausa, que durará lo que tenga que durar para cada persona, empezaréis a incorporar el ejercicio e iréis viendo, vosotras mismas, qué es lo que os viene bien y de qué manera para hacerlo única y exclusivamente por salud. 

En mi caso personal, esta pausa duró bastante porque no veía capaz de hacerlo sin motivos estéticos y porque primero estaba aprendiendo a quererme y aceptarme. Preferí darme tiempo suficiente que ir con prisas y corriendo y cagarla, hablando mal. Aunque ya sabéis que aquí no existen cagadas, simplemente aprendizajes. 

Ahora mismo estoy volviendo a incorporar el ejercicio desde el autocuidado. Todavía no sé las claves y por eso no puedo haceros un post sobre esto, pero en cuanto tenga todo claro, os lo subiré y os contaré mis trucos en base a mi experiencia. 

Lo que sí que os digo es que si no estáis seguras de si vais a ser capaces de hacer el ejercicio por estética, no lo hagáis. Ante la duda, no lo hagáis. Invertid ese tiempo en trabajar el amor propio y la autoaceptación. Ya tendréis tiempo de incorporar el ejercicio desde el autocuidado. No tengáis prisa que las prisas no son buenas. 

¿CÓMO PARAMOS DE HACERLO? 

La teoría genial, pero, ¿cómo se pasa de la teoría a la práctica? La respuesta es demasiado sencilla pero muy complicada a la vez. Haciéndolo. 

¿Sabéis ese momento en el que pasasteis de no hacer ejercicio a hacerlo? Creo que todas hemos pasado por ese momento. Ese momento en el que nos anotamos en una libreta los propósitos que tenemos y uno de ellos es: hacer más ejercicio (o hacerlo a secas) y ponerme buenorra. 

¿Os acordáis, verdad? Bueno pues ahora hay que hacer lo mismo pero al contrario. El propósito es no hacerlo y al igual que antes te obligabas a levantarte de la silla o de la cama para hacerlo, ahora te tienes que obligar a sentarte. Es simple y sencillo. 

No puedo decir nada todavía, pero tengo dos proyectos secretos y uno de ellos va a incluir material para que podáis llevar este proceso a cabo de una manera divertida y (relativamente) fácil. 

HASTA OTRO DÍA, PANAL

Espero que os haya servido este post. Cualquier duda que tengáis me podéis escribir a laabejitacuriosablog@gmail.com y os responderé en cuanto pueda. ¡Hasta otro día, panal!